¿Puedo bañar a mi perro?

Bañar a mi perro

Hay pocas cosas tan satisfactorias como ver el pelo suave y sedoso de nuestro perro, acariciarlo y sentir cómo se desliza por su brillante pelaje, mientras nuestro mejor amigo nos agradece los mimos con una mirada de placer.

En cambio, es de lo más desagradable querer acercarnos a nuestra mascota y ser rechazados por ese nauseabundo “olor a perro”, o un fétido mal aliento. Por supuesto, en cuanto al aseo, algunos perros son más sencillos de cuidar que otros, pero todos requieren cuidados para mantenerse saludables y bellos. 

Por eso, HolaVet te cubre el baño de tu perro una vez al año en un centro veterinario autorizado. Solo tenés que solicitar el servicio con 48 horas de anticipación, y asegurarte de que ocurra dentro de los horarios del lugar. 

Consideraciones generales al bañar a mi perro

En primer lugar, en esta nota vamos a hablar de los perros, porque los gatos son excelentes a la hora de limpiarse (a veces pareciera que lo único que hacen es dormir y acicalarse) y no precisan bañarse, salvo casos extremos. Lo cual es una suerte, porque intentar bañar un gato es una receta segura para terminar con arañazos por todo el cuerpo.

En cuanto a los perros, es importante saber que no todos requieren un baño, y no todos con la misma frecuencia. Como regla general, se puede decir que es adecuado bañar a la mascota alrededor de una vez por mes y hasta cada tres meses, pero esto depende de la constitución del animal, sus costumbres y otros factores, como la edad y si padece alguna enfermedad o condición de salud. Como siempre, es el veterinario quien sabrá informarte de la mejor opción en cuanto a frecuencia, forma de baño y productos a utilizar.

Teniendo presentes estas consideraciones, estas son algunas indicaciones a tener en cuenta para limpiar sanamente a tu perro, ya sea que lo lleves a un lugar o que le des el baño vos mismo.

Tipos de pelo

El sentido común nos dice que un perro de pelo largo requiere mayor frecuencia de baño que uno de pelo corto, pero lo cierto es que no siempre es así. Incluso hay razas sin pelo que precisan baños semanales, mientras que otras, como el labrador, de doble capa (si querés saber más sobre los tipos de pelo de los perros, ingresá a esta nota), no requieren de tanta frecuencia. De hecho, el baño periódico desmedido les hace daño, ya que les quita las sustancias aceitosas que secreta su piel y que ayudan a mantener su temperatura equilibrada. Esto puede dar lugar a irritación de la piel y a que el pelaje no luzca bien.

Costumbres del perro

¿Tu perro es de los que adoran revolcarse en la tierra –o, peor, en el barro–, se lanza desbocado al primer charco de agua que se cruza en su camino y se refriega en cuanto árbol o pastizal esté a su alcance? Entonces, con seguridad va a necesitar un baño con mayor frecuencia. Te vas a dar cuenta por el olor espantoso que emite y también por cómo queda tu mano cuando intentás darle una caricia.

Para tomar en cuenta

  • Si el perro tiene una piel delicada o algún tipo de alergia, el champú debe contemplar esas condiciones.
  • No se debe bañar a los perros de muy pequeños. Además de que todavía no regulan bien la temperatura, corren el riesgo de contraer moquillo (si querés saber cuándo vacunar a tu perro para prevenirlo de enfermedades infecciosas, incluida el moquillo, leé esta nota ).
  • No solo hay que prestar atención al baño. Secar al peludo adecuadamente es muy importante, ya que la humedad prolongada puede afectar los mecanismos de defensa de la piel, dando lugar a infecciones.
  • “Baño seco”. En tiempos de clima muy frío, es una buena opción limpiar a nuestra mascota con productos secos (polvos y champús secos), de fácil aplicación: se frotan en el pelaje y luego se quitan con un cepillado. También existen champús que no requieren enjuague.
  • Hay que complementar el baño con el cepillado, con más asiduidad cuando mudan el pelo, durante el verano. Por lo general, es suficiente con hacerlo una vez por semana, aunque, como siempre, esto depende del tipo de pelo.
  • Algunas personas son alérgicas al pelo del perro. En ese caso, el baño ayuda, pero siempre hay que tener en cuenta que, ante todo, está el bienestar del animal.

Ahora sabés qué cosas tener en cuenta para bañar adecuadamente a tu querida mascota. 

También sabés que Hola Vet cubre el baño de tu perro en un centro autorizado, uno más entre numerosos servicios que te ofrecemos para el cuidado de tus amigos de cuatro patas, de atención veterinaria online las 24 horas a visitas a domicilio, estudios, cirugía, internación y mucho más, todo a un precio accesible que te permitirá ahorrar y disfrutar más de tu mejor amigo.

No lo dudes, dejanos tus datos y te contamos más.

*El contenido de este sitio se ofrece a título meramente informativo y educativo, y no debe tomarse como un consejo médico veterinario de ningún tipo. Ante cualquier duda de salud o síntomas de enfermedad en su mascota consulte a su veterinario.

¡Dejanos tus datos!

Un asesor se comunicará en minutos.


Más notas

VILEF
Salud

Leucemia felina: todo lo que hay que saber

La leucemia felina (VILEF) es una enfermedad grave que puede tener un impacto significativo en la salud de los gatos. Conocer sus características, formas de

¡Dejanos tus datos!

Un asesor se comunicará en minutos.


Ventas