¿Cómo sabemos qué emociones sienten las mascotas?

Emociones mascotas

No cabe duda de que las mascotas sienten una variedad de emociones con la misma intensidad que los seres humanos. Ahí tenemos como prueba cientos de millones de videos en YouTube y demás redes sociales, con momentos tiernos, sorprendentes o alocadas de nuestros pichichos y mininos.

La pregunta, entonces, no es si los animales tienen emociones. Hoy en día eso está fuera de toda duda, aunque hasta hace unos pocos años atrás todavía era cuestión de debate en la comunidad científica. La visión de los animales como seres de conducta automática, condicionada por el instinto y los estímulos del entorno es demasiado extrema y simplista para seguir tomándose en cuenta.

Ya en el siglo XIX el naturalista Charles Darwin afirmaba que hay una continuidad en las emociones del hombre y el resto de los animales, donde la diferencia no es de tipo sino apenas de grado.

Por eso en años recientes, diversos países han incluido en sus legislaciones leyes para proteger a los perros como “seres sintientes” .

El valor de la experiencia

Aunque no siempre acertamos, la experiencia nos permite comprender cuál es el estado de ánimo de nuestras mascotas. Con otros humanos, nos fijamos principalmente en las expresiones del rostro. Para perros y gatos hay que tener más en cuenta el conjunto del lenguaje corporal. Por ejemplo, el movimiento y posición de la cola de los gatos nos dice mucho sobre cómo se sienten.

Todo eso está muy bien y, además de darnos satisfacción, es muy útil en la comunicación efectiva con nuestras mascotas. Pero a veces los animales nos confunden con sus expresiones, que malinterpretamos por su parecido exterior con los gestos humanos. El chimpancé que parece sonreír en realidad está enviando un mensaje de temor o sumisión; la forma de la boca en los delfines les da una expresión de perpetua sonrisa. 

Entre los perros, pasa algo parecido: el bulldog es gruñón, el golden retriever, como el delfín, vive con una sonrisa en la boca; el sabueso basset hound siempre está medio triste… En estos casos estamos proyectando expresiones que nos resultan familiares, a las que estamos acostumbrados, pero que no se traducen de igual manera en un contexto completamente diferente. La similitud, en estos casos, es puramente superficial.

El estudio científico de la emoción animal

Nuestra experiencia, entonces, es insuficiente para comprender con precisión la emoción en los animales. ¿Se puede medir lo que sienten nuestras mascotas de manera científica, objetiva, que no esté sujeta a interpretación?

Hasta cierto punto es imposible saber qué pasa por la cabeza de una mascota, pero lo mismo ocurre para cualquier otro ser, incluidos los seres humanos. Más allá de estas dificultades, existen estudios y experimentos cuantitativos que nos permiten encontrar similitudes entre lo que ocurre con las emociones humanas y lo que sucede en los animales, sin caer en el error de proyectar emociones humanas en la conducta animal, que sería como intentar meter al animal en el molde humano. En vez de eso, los etólogos (que son los biólogos especialistas en comportamiento animal) intentan hacer lo inverso: meterse en la mentalidad animal.

Especialmente a partir del siglo XXI, se han realizado numerosos experimentos en diversas especies, que permiten inferir que los animales comparten en buena medida el abanico emocional con los seres humanos: miedo, amor, ira, por supuesto, pero también vergüenza, vanidad, compasión, tristeza, alegría…

El contagio emocional es una vía de doble mano

Se dice que las mascotas se parecen a sus dueños, y hay más verdad de lo que parece en el dicho. Pero la influencia es en ambos sentidos: los animales “nos copian” y nosotros también somos modificados por su conducta.

Esto es lo que algunos estudiosos han llamado contagio emocional, una forma primitiva de empatía, con la diferencia de que la persona (o el animal) no es consciente de que se ha contagiado un estado de ánimo.

Se ha registrado que los perros se contagian el bostezo de los humanos, y que sus niveles de cortisol (la hormona del estrés) aumentan cuando se los deja solos durante mucho tiempo, pero también cuando oyen llorar a un bebé, igual que les pasa a los humanos. En momentos de cariño entre el animal y el ser humano ambos secretan oxitocina (llamada la hormona del amor), algo que, por ejemplo, les ocurre al bebé y a la madre cuando esta amamanta.

Resonancia magnética en perros

Una década atrás, el neurocientífico estadounidense Gregory Berns realizó una serie de resonancias magnéticas a perros, mientras los exponía a una serie de olores, familiares y extraños. Encontró que, ante los olores conocidos, se activaba en el cerebro del perro el núcleo caudado, el “centro de recompensa” del cerebro canino, asociado en los humanos con la experiencia estética y el amor.

Un equipo de científicos de Budapest realizó un experimento similar, pero con sonidos, y con un giro interesante: presentaron más de 200 audios a un grupo de perros y a otro de personas. Los estudiosos hallaron que la corteza auditiva, en el cerebro, reaccionaba de la misma manera en los canes y en los humanos.

Comprender al otro, ya sea gato, perro o humano, siempre tiene algún grado de dificultad. La ciencia –con sus herramientas sofisticadas– y la capacidad aguda de observación nos pueden ayudar a desentrañar el misterio de las emociones en los animales. A lo cual se debe agregar ese ingrediente extra que nos permite reconocer qué siente el otro cuando lo miramos a los ojos. Algunos lo llaman intuición, otros, experiencia… En HolaVet preferimos llamarle amor.

Ese amor que ponemos en HolaVet nos permite saber qué sienten y qué necesitan nuestras amadas mascotas, y eso lo ponemos a tu servicio, con un seguro para perros y gatos que te permite ahorrar y te ofrece una cobertura completa con profesionales veterinarios de primera línea. Vas a contar con Veterinarios Online las 24 hs, consultas en centros veterinarios, además vas a poder solicitar Veterinarios a domicilio. Nuestro seguro de mascotas incluye también vacunas, castración internación y mucho más!

Dejanos tus datos y te contamos todo lo que vos y tu mascota pueden hacer con HolaVet.

*El contenido de este sitio se ofrece a título meramente informativo y educativo, y no debe tomarse como un consejo médico veterinario de ningún tipo. Ante cualquier duda de salud o síntomas de enfermedad en su mascota consulte a su veterinario.

¡Dejanos tus datos!

Un asesor se comunicará en minutos.


Más notas

VILEF
Salud

Leucemia felina: todo lo que hay que saber

La leucemia felina (VILEF) es una enfermedad grave que puede tener un impacto significativo en la salud de los gatos. Conocer sus características, formas de

¡Dejanos tus datos!

Un asesor se comunicará en minutos.


Ventas