¿Cómo saber si mi gato tiene frío o calor?

frío o calor

¿Cómo se si mi gato tiene frio o calor?
Los gatos tienen ese aire enigmático que es parte de su atractivo tan especial. Lamentablemente, eso hace que, muchas veces, no sepamos cuál es su estado de ánimo (sin embargo, nos ofrecen muchas señales, solo hay que saber decodificarlas).

El misterio gatuno se extiende a su estado de salud. Es difícil darse cuenta, por ejemplo, si sienten frío o calor, pero algo es seguro: al igual que los humanos, los cambios de temperatura pueden hacer que se sientan agobiados por el calor o ateridos de frío.

Como los humanos, los gatos son mamíferos homeotermos, por lo cual su organismo regula la temperatura corporal para que permanezca estable. En nuestro caso, lo normal es 37° C. En el caso de los gatos (también para los perros), la media es un poco más elevada: ronda entre los 38 y los 39,2° C.

Aunque esta diferencia es importante, es una ayuda para estar alertas: si tenemos calor o frío, probablemente nuestra pequeña mascota también, así que esto ya es un indicio para prestar atención a su condición.

Cómo saber si mi gato tiene frío

Lo primero que debemos saber es que, para determinar con certeza la temperatura de nuestra mascota, hay que tomarla con un termómetro, y esto se hace por vía rectal, lo cual no es sencillo, especialmente en el caso de tener un minino en casa. Ante la duda, siempre conviene realizar una consulta presencial con el veterinario, que sabrá cómo hacerlo de la mejor manera y con un termómetro específico para mascotas.

Hecha la aclaración, hay que decir que la naturaleza provee a nuestros amigos felinos con las herramientas necesarias para protegerse de los climas extremos. Su pelaje, por ejemplo, los mantiene abrigados cuando baja la temperatura. Por otra parte, si el gato es hogareño y no sale, estará más protegido de las inclemencias del clima.

Aun así, puede ocurrir que sufra de hipotermia (tener temperatura corporal por debajo de lo normal). Para saber si es así, debemos prestar atención a ciertos signos algo sutiles:

  • Extremidades. Son las primeras áreas corporales que pierden temperatura, de modo que se pueden palpar las puntas de las orejas y la cola, y las zarpas, para fijarse si se sienten inusualmente frías.
  • Apelotonarse. A los gatos les encanta enrollarse como una rosca de reyes, pero si lo hacen con frecuencia inusual, escondiendo en su cuerpo las zarpas y enrollando la cola alrededor del cuerpo, puede ser que esté sintiendo frío.
  • Fuentes de calor. Nuevamente, los gatos adoran estar cerca de estufas y fuentes de calor, lo cual puede ser señal de frío si lo hace de manera constante.

Según la intensidad del frío, los gatos pueden presentar hipotermia leve, moderada o severa. Algunas señales típicas de estos grados de hipotermia, que nos indican que no la está pasando bien, son los siguientes:

  • Leve: Debilidad, temblores, estado de alerta disminuido.
  • Moderada: Rigidez muscular, falta de respuesta, respiración lenta y superficial.
  • Severa: Pupilas dilatadas, dificultad para respirar, latidos indiscernibles.

Cómo saber si mi gato tiene calor

En las estaciones más calurosas, hay que asegurarse de garantizar un espacio fresco para el animal, para evitar el riesgo de que sufra de fiebre o de un golpe de calor .

Algunos síntomas que podrían indicar que está atravesando un exceso de temperatura son:

  • Jadeo Al contrario que los perros, los gatos no acostumbran jadear, lo cual puede señalar que tienen mucho calor. 
  • Babeo. Al igual que el jadeo, no es común en gatos y puede ser síntoma de un golpe de calor.
  • Beber. Si toman agua en grandes cantidades, es posible que sufra un cuadro de deshidratación debido a altas temperaturas.
  • Taquicardia. La temperatura elevada puede elevar el ritmo cardíaco por encima de lo normal, lo cual lo puede llevar a hiperventilar (exceso en la frecuencia e intensidad de la respiración).
  • Debilidad general. El excesivo calor puede hacer que tu gato se vea decaído, falto de energía y menos vivaz que lo habitual.

Estos son algunos tips para saber si tu gato está pasando frío o calor. Lo más seguro, lo repetimos, es consultar con el veterinario ante la menor duda. Para evitar salidas de apuro y gastos innecesarios, contar con un seguro para mascotas es la mejor opción. ¿Sabías que hay un servicio para que protejas a tu mascota y que realmente funciona?

Sí, con HolaVet podés asegurar a tu amigo peludo por un precio muy accesible. Con veterinarios online, red de vetes presenciales, vacunas, intervenciones quirúrgicas, ¡y muchísimas cosas más!

Dejanos tus datos para que un asesor te cuente todo lo que preparamos para que tu amiguito peludo esté siempre protegido.

*El contenido de este sitio se ofrece a título meramente informativo y educativo, y no debe tomarse como un consejo médico veterinario de ningún tipo. Ante cualquier duda de salud o síntomas de enfermedad en su mascota consulte a su veterinario.

¡Dejanos tus datos!

Un asesor se comunicará en minutos.


Más notas

golpe de calor en mascotas
Salud

Golpe de calor en mascotas: cómo protegerlas

El verano es una temporada esperada por muchos, pero para nuestras mascotas puede representar un riesgo importante: el golpe de calor. Proteger a nuestros compañeros

¡Dejanos tus datos!

Un asesor se comunicará en minutos.


Ventas