¿Por qué mi mascota come pasto?

pasto

Cualquiera que haya pasado tiempo con un gato o un perro, y haya prestado suficiente atención, habrá observado que, ocasionalmente, al animal se le da por masticar algo de pasto. ¿Acaso el mundo se ha vuelto loco? Por más que coman alimento balanceado y no acostumbren a cazar como sus ancestros salvajes (bueno, algunos gatos todavía no han perdido del todo ese instinto cazador), nuestras tiernas mascotas siguen siendo animales carnívoros, ¿verdad? Entonces, ¿a qué viene ese desprevenido interés por probar alimento reservado a los herbívoros? ¿Es un síntoma de algún problema en la salud? ¿Acaso es una manera de decir que tienen hambre? ¿Gatos y perros lo hacen por razones diferentes? ¿O es solo por curiosidad? Debe existir alguna razón, porque es algo que realizan prácticamente todos los gatos y perros.

Mitos derribados

Una creencia común es que lo hacen como forma de purgar el estómago debido a algo que no debieron haber ingerido, induciendo el vómito. Parece bastante lógico, pero –al menos en el caso del perro– es una opinión equivocada. Son infrecuentes los casos en que el pichicho vomita luego de alimentarse de hierba, de forma que esa creencia está definitivamente descartada.

Una primera observación que han realizado los etólogos (los científicos que estudian la conducta animal) es que los parientes salvajes de perros y gatos –lobos, zorros, coyotes; leones, tigres, linces– también ingieren hierba.

Otra observación es que tanto perros como gatos no digieren el pasto. Este pasa por el tracto digestivo sin cambios. Esto es un indicio de que el césped no es nocivo para las mascotas. Sin embargo, y esto es de suma importancia, puede serlo si se halla contaminado con otras sustancias, como pesticidas o materia fecal.

Por último, otros estudios indican que los perros comen hierba más frecuentemente antes de tomar su alimento, y que la práctica es menos habitual a medida que avanza el día.

Razones posibles

La opinión generalizada entre los científicos es que esta conducta forma parte del comportamiento normal de perros y gatos. Sin embargo, a la hora de explicar los motivos que los llevan a realizarla, las cosas no están tan claras. Algunas de las causas que se manejan son las siguientes. A prestar atención, porque las razones son diferentes para el perro y para el gato.

Perros

  • 1. Fibra. Una de las explicaciones más comunes tiene que ver con incorporar un suplemento extra de fibra, debido a una dieta baja en fibra.
  • 2. Condicionamiento. Otra hipótesis señala que podría constituir un comportamiento condicionado. Los dueños se apresuran a alimentar al animal cuando lo ven comer pasto. Entonces, el animal asocia esta conducta con la consecuente comida “real” y se habitúa a hacerla.
  • 3. Ansiedad. Podría ser un síntoma de aburrimiento y/o ansiedad, de manera similar a como algunas personas se muerden las uñas. Aquí se debe prestar atención a otros síntomas indicativos de ansiedad que pudieran estar presentes, como el ladrido excesivo. 
  • 4. Solo por gusto. Una teoría vincula la conducta con la actitud exploratoria de los cachorros, que gustan de probar todo lo que tienen al alcance, de forma similar a como los bebés pueden comer tierra. A medida que crecen, algunas mascotas pueden haber desarrollado el gusto por la práctica. También hay que tener en cuenta que a los perros les gusta masticar, de forma que podría ser el equivalente a mascar chicle entre los humanos.

Gatos

  • 1. Vitaminas. Mascar pasto les aporta ácido fólico, una vitamina que colabora en la digestión y aporta en la producción de hemoglobina.
  • 2. Laxante. Otra teoría popular entre los estudiosos es que funciona como laxante natural, cuando no llegan a vomitar las famosas bolas de pelo.
  • 3. Malestar estomacal. Los gatos no tienen la capacidad de digerir las plantas. Entonces, comer pasto puede ayudarles a vomitar otras sustancias que hayan ingerido y que les estén provocando malestar estomacal.
  • 4. Expulsión de parásitos. Un reciente estudio afirma que es una conducta heredada de su pasado salvaje. Masticar pasto ayuda a los animales a expulsar parásitos intestinales, al aumentar la actividad muscular en el tracto digestivo, incluso aunque hoy en día esto sea poco necesario en relación con los tiempos en que no eran domésticos.
*El contenido de este sitio se ofrece a título meramente informativo y educativo, y no debe tomarse como un consejo médico veterinario de ningún tipo. Ante cualquier duda de salud o síntomas de enfermedad en su mascota consulte a su veterinario.

¡Dejanos tus datos!

Un asesor se comunicará en minutos.


Más notas

golpe de calor en mascotas
Salud

Golpe de calor en mascotas: cómo protegerlas

El verano es una temporada esperada por muchos, pero para nuestras mascotas puede representar un riesgo importante: el golpe de calor. Proteger a nuestros compañeros

¡Dejanos tus datos!

Un asesor se comunicará en minutos.


Ventas