Parásitos: síntomas, prevención y tratamiento

parásitos

La pulseada contra los parásitos es una lucha de nunca acabar. Administrar antiparasitarios es algo que debemos hacer periódicamente a lo largo de la vida de nuestra mascota. Si querés saber cómo combatirlos y con qué frecuencia, entrá acá .

Cualquiera sabe que perros y gatos son propensos a tener pulgas y garrapatas (estas más frecuentes en los perros). Pero hay muchos otros parásitos que pueden afectarlos y provocarles enfermedades. 

Es de vital importancia limitar la presencia de parásitos todo lo posible. Al hacerlo así, no solo estamos preservando la salud de nuestros familiares cuadrúpedos, sino la del resto de la familia humana, ya que muchas enfermedades que padecen las mascotas son zoonosis, es decir, pueden transmitirse al ser humano.

Síntomas de parásitos generales

La realidad es que la presencia de parásitos no necesariamente conlleva síntomas reconocibles en las mascotas. Muchas veces recién se hacen visibles cuando la enfermedad provocada por los parásitos se halla avanzada. Esa es otra de las razones para desparasitarlos periódicamente. Por otra parte, muchos síntomas de dolencias pueden deberse a otros factores que la acción de parásitos.

Hechas estas salvedades, entre las señales que indican que nuestro peludo puede estar con parásitos se cuentan:

  • Cansancio excesivo y decaimiento general
  • Rascado (arrastrar el ano contra el suelo puede parecer gracioso, pero indica algún problema, y la causa puede ser una infección parasitaria) 
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Pérdida de peso
  • Hinchazón del vientre

No es una tarea agradable, pero si sospechamos la presencia de parásitos, es útil examinar las heces del animal. Si encontramos una especie de granitos de arroz en los excrementos (o alrededor del ano), es probable que esté afectado por la tenia.

Parásitos más comunes

Aquí te presentamos los parásitos más frecuentes en gatos y perros, junto con las enfermedades que provocan. Normalmente los cachorritos son los que corren más riesgos, ya que todavía no cuentan con todas las defensas del sistema inmunológico. Los parásitos se dividen en externos e internos. Estos últimos agrupan diversos tipos de especies animales, la mayoría llamados coloquialmente gusanos. Casi todos afectan tanto a gatos como a perros, aunque en algunos casos las especies o subespecies de parásitos puedan ser diferentes.

Parásitos externos

Pulgas: además de provocar picazón y dañar la piel a partir del rascado excesivo del animal, estos insectos son vectores de enfermedades como bartolenosis (causada por una bacteria) o teniasis (causada por la tenia del perro, que, pese a su nombre, es igualmente frecuente en gatos). Ambas enfermedades pueden contagiarse al ser humano.

Garrapatas: son un grupo de ácaros (los más grandes que existen) y son transmisores de diversas enfermedades infecciosas, como la enfermedad de Lyme, entre otras, que pueden pasar a los humanos.

Piojos: son menos frecuentes, pero también pueden afectar a las mascotas.

Mosquitos: son de importancia debido a que son vectores del gusano del corazón (ver más abajo, en Parásitos internos).

Ácaros: la mayoría son de tamaño milimétrico y no se ven a simple vista como las garrapatas. El ácaro del oído se reconoce por manchas marrones en el oído, mientras que otras especies provocan la sarna, que puede ser de diversos tipos, algunos de los cuales pueden pasar a las personas, especialmente la sarna sarcóptica. Cabe aclarar que este último tipo de sarna es causada por un ácaro diferente del que provoca la sarna en la gente.

Parásitos internos

Gusanos del corazón: son transmitidos a gatos y perros por los mosquitos. Se alojan en las arterias pulmonares y el corazón. Ocasionalmente pueden infectar al ser humano. Si no se trata a tiempo, puede ser mortal.

Gusanos redondos (ascárides): residen en los intestinos y pueden medir hasta 30 cm de largo. Son más perjudiciales en los cachorros y pueden transmitirse al ser humano.

Gusanos ganchudos (anquilostomas): se fijan al intestino mediante su boca. Pueden provocar anemia y diarrea. Afectan más a los cachorros y, ocasionalmente, pueden infectar a las personas.

Gusanos látigos (tricúridos): residen en el intestino grueso, pueden provocar anemia grave, pérdida de peso y diarrea con sangre. Si no se tratan, pueden ocasionar la muerte. 

Gusanos planos (tenias): habitan en el intestino delgado. En niveles moderados no provoca alteraciones fuertes en el animal, más allá de irritación en la zona anal. Algunas tenias pueden transmitirse a los humanos, aunque cabe aclarar que las especies que afectan a las mascotas son distintas de la tenia (o lombriz solitaria) que parasita al ser humano.

Giardias: es un microorganismo que se halla en el intestino delgado y provoca diarrea (giardiasis). Se la considera una zoonosis, aunque es muy común en humanos y el contagio puede provenir de múltiples orígenes.

Coccidios: grupo de microorganismos que habitan en las células de los intestinos y pueden provocar malestares diversos y, en animales jóvenes, incluso la muerte. En general cada especie de coccidio infecta a una especie específica de animal. Una excepción importante es Toxoplasma gondii: las transmiten los gatos y ocasiona toxoplasmosis.

¿Te genera inquietud saber que existen tantos parásitos de mascotas, y que muchos de ellos pueden enfermarnos? Despreocupate, en HolaVet contamos con veterinarios especialistas que despejarán todas tus dudas sobre estos temas y cualquier otra pregunta relacionada con la salud de tus mascotas. Lo mejor es que atendemos todos los días del año, durante las 24 horas del día, a un precio verdaderamente accesible.

Si querés conocer todos los beneficios de contar con HolaVet, dejanos tus datos y un asesor se comunicará con vos para ofrecerte el mejor plan que se adapte a vos y a tu querido amigo peludo.

HolaVet, la cobertura que tu mascota necesita.

*El contenido de este sitio se ofrece a título meramente informativo y educativo, y no debe tomarse como un consejo médico veterinario de ningún tipo. Ante cualquier duda de salud o síntomas de enfermedad en su mascota consulte a su veterinario.

¡Dejanos tus datos!

Un asesor se comunicará en minutos.


Más notas

VILEF
Salud

Leucemia felina: todo lo que hay que saber

La leucemia felina (VILEF) es una enfermedad grave que puede tener un impacto significativo en la salud de los gatos. Conocer sus características, formas de

¡Dejanos tus datos!

Un asesor se comunicará en minutos.


Ventas