Adiestrador. 5 claves para elegir el más adecuado

Adiestrador

A todos nos encanta un perro que, además de ser un querido compañero, sea educado y obediente. En la mayoría de los casos, los propios dueños de las mascotas se encargan de su educación, con un poco de información, un poco de experiencia y otro poco de intuición. Sin embargo, muchas veces esto no alcanza. Ya sea porque nos falten tiempo y paciencia, o porque nuestro peludo tiene un carácter particularmente difícil, o por alguna otra razón, no logramos buenos resultados.

En esos casos, cabe la posibilidad de contratar un adiestrador que emprolije las cosas y enseñe al animal algunas normas básicas. La cuestión es: ¿Cómo elegir un buen profesional? En esta nota te detallamos cinco cosas básicas para no llevarte sorpresas desagradables.

Pero antes, un par de aclaraciones. En primer lugar, la actividad de adiestradores no está regulada, de forma que se hace complicado validar la idoneidad de quien vamos a contratar. Algunas instituciones, como el Kennel Club Argentino ofrecen cursos de adiestramiento canino, con certificación oficial, y eso puede ayudar en la decisión.

Por otra parte, hay diversas especializaciones, según los objetivos que necesitemos. La mayoría solo necesita que su perro “se porte bien” y sea obediente. Pero también se puede requerir un entrenador para realizar tareas específicas, o bien para casos especiales en los que existe algún trastorno de conducta. No todos los adiestradores manejan todos los casos, de forma que eso es algo que se debe aclarar de entrada.

5 claves para elegir un adiestrador

1. Refuerzo positivo. Existen muchas formas de adiestrar un perro, pero todas, sin importar las diferencias, deben estar basadas en el refuerzo positivo. Es decir, recompensar al animal cuando actúa bien. Los métodos que utilizan castigos, fuerza o dolor deben ser evitados. Son perjudiciales para el animal, no solo en el momento de aplicarlos, sino a largo plazo, ya que provocan secuelas (perros agresivos o temerosos) que son difíciles (a veces imposibles) de erradicar.

2. Método. Es fundamental tener clara la metodología de trabajo: objetivos, lugar, duración… Habitualmente conviene tener clases individuales y grupales, que ayudan en la socialización (sobre todo para cachorros). Estas últimas, sin embargo, no deben ser demasiado concurridas (hasta 6 perros).

3. Flexibilidad. Un buen adiestrador es de mente abierta, se adapta a tus necesidades y a las de la mascota, no impone su receta “igual para todos”. Aquí entra en juego la capacidad creativa del instructor.

4. Manejo humano. Los especialistas coinciden en la importancia del aprendizaje de los dueños de las mascotas, no solo del perro. La organización Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA, por sus siglas en inglés) advierte: “No es el entrenamiento de tu perro, es tu entrenamiento (junto con el de tu perro)”. El American Kennel Club, por su parte, explica: “Los grandes entrenadores entienden que su trabajo es entrenarte para que entrenes a tu perro. Los entrenadores de primer nivel entienden la importancia de involucrar a toda la familia para mantener la coherencia”. Por lo tanto, un buen adiestrador debe ser un buen maestro. Debe saber manejar al animal, pero también debe saber explicarse y comunicar bien al dueño. Para ello, es fundamental que cuente con paciencia, buen carácter y sentido del humor.

5. Credenciales. Debido a que es una actividad informal, sin regulación oficial, debemos informarnos lo mejor posible sobre el adiestrador, a partir de referencias, experiencia comprobada y preparación profesional. 

Otras recomendaciones

Un buen adiestrador ama y respeta su trabajo, por lo cual se mantiene actualizado en los avances en conducta animal, y no interviene en cuestiones que competen al médico veterinario. Sobre esto último, un adiestrador no puede decidir si el perro necesita medicación, por ejemplo, y siempre recomendará la consulta veterinaria si el perro presenta conductas particularmente inusuales. Respecto del primer punto, si el adiestrador suscribe a la teoría de dominancia (utilizando expresiones como “macho alfa” o “alfa dominante”), conviene seguir buscando. Esta teoría (que suele correr pareja con el castigo como forma de educación) es anticuada y ha sido descartada desde hace varios años.

Si sos de los que necesitan un profesional para educar a tu mascota, en HolaVet te orientamos telefónicamente sobre el adiestramiento para tu perro y, en caso de requerirlo, te ofrecemos referencias sobre establecimientos cercanos a tu zona que brinden servicios de adiestramiento.

Este es apenas uno más de los múltiples servicios y beneficios que ofrece nuestra cobertura, por un monto muy accesible. Dejanos tus datos y te contamos más.

*El contenido de este sitio se ofrece a título meramente informativo y educativo, y no debe tomarse como un consejo médico veterinario de ningún tipo. Ante cualquier duda de salud o síntomas de enfermedad en su mascota consulte a su veterinario.

¡Dejanos tus datos!

Un asesor se comunicará en minutos.


Más notas

golpe de calor en mascotas
Salud

Golpe de calor en mascotas: cómo protegerlas

El verano es una temporada esperada por muchos, pero para nuestras mascotas puede representar un riesgo importante: el golpe de calor. Proteger a nuestros compañeros

¡Dejanos tus datos!

Un asesor se comunicará en minutos.


Ventas